viernes, 11 de mayo de 2012

La chica del tatuaje en la pierna

Vos pensabas de una forma... que a mí me resultaba absurda. Te hice sentar y, en el transcurso de la noche, te convencí de lo contrario. Pero cuando te fuiste... cuando vi que no volvías... empecé a pensar igual que vos.