sábado, 6 de octubre de 2012

Una flor arriba de la mesa

Llevaba mi cuerpo a la casa de muñecas, lo depositaba ahí para que estuviera a salvo. Pero sabés qué quiero? Quiero un domingo en una casa (no en esta, claro que no en esta), con café, capuccino, canela (por qué no?) y algún buen libro. Y "vamos a fumar un cigarrillo al balcón", y "te hago un capuccino", y "alcanzame la canela", y "cuidado, te podés quemar". Y quiero leer, no pido más que eso.