jueves, 28 de junio de 2012

A quién le importa la noche

Voy a dormir, no me importa. No me importa, yo me río igual. Mañana lo vamos a pensar, tal vez me arrepienta. Pero ahora no importa ni la noche, ni su sexo. Lo que sí importa son las risas, mis carcajadas y sobre todo, que nadie entienda.