viernes, 24 de agosto de 2012

Tendría que explicar, de todos modos, que no estoy hablando de otra época. Estoy hablando de ahora, de la madrugada. Ustedes dos deben recibir alguna especie de señal que les avise el momento justo en el que yo estoy empezando a hacer mis cosas. No es que me importen, date cuenta que ella en nada se parece a vos. Hace mucho tiempo no estaba tan enferma. "Parecés perturbada". El problema es que no tengo tiempo para estar triste. Igual le escribí a ella (a la otra), explicándole lo que pasaba.