viernes, 17 de mayo de 2013

Hablando del tren

No me importa esperar. Le voy a decir que no me importa esperar. Se dará cuenta que le hablo a ella? De mí (sólo) siempre se espera lo peor, consecuentemente, de mí se recibe lo peor, que no es lo mismo que decir que (sólo) siempre entrego lo peor. Habría que interiorizarse en el tema y sacar conclusiones. Todo esto, mientras esperamos que construyan las vías de un tren que me lleve a donde quiero estar.