viernes, 14 de noviembre de 2014

Por qué esta obsesión con las calles. El día que bajé del colectivo y caminé hacia el otro lado - me pregunto cómo no me quebré en ese momento - pensé que una de las cosas más tristes era hacer otra vez las mismas cuadras, pero nunca más volver a hacer el mismo recorrido, nunca más llegar.


Caminar no como otras veces. Caminar deshecha, caminar desconsolada.