miércoles, 5 de noviembre de 2014

Tu aoristo me hiere el ego. "Después de" debería haber sido durante, (y ahora te perdiste otra vez en su eco, en el sonido de sus pasos al marcharse) de eso quería hablar. Aquello que nunca pude hacer por alguien más: arriesgar, manipular los tiempos verbales para dejar al indefinido de lado y usar tiempos perifrásticos.