viernes, 27 de enero de 2012

A mí todo esto me huele a trampa. Trampa, trampa, trampa. Engaño. Gato encerrado. Yo soy el gato? Bueno, gracias por la comparación. En serio, te agradezco. No, no hace falta disculparse.

Cuánto extrañaba tener un secreto.