lunes, 30 de enero de 2012

Y claro

El sueño era algo así como que vos empezabas a decirme cada cosa que yo había escrito, los juegos, el secreto, los mensajes, no entiendo. Vos no sabés. No, claro que sí, claro que lo sabés todo. Y me llamabas para decirme "me di cuenta que me equivoqué, fue un error que te fueras" y claro, pero con todo esto qué hacemos? Claro, salís atrás mío. Puede ser esto más como una película? Sale corriendo, sabés qué? Qué debería pasar? No, pensaste otra cosa. El espectador siempre quiere la historia. No, te olvidaste las llaves. Esperá, te estás llevando mi campera! Claro, ya lo sabía. Te estás olvidando las llaves! Y sí, era la excusa. No, avisame. Ah, claro. Y seguís caminando, bajando por la calle, lentamente, a ver si vuelve. No vuelve.

Pero en el sueño volvías. Era una fiesta.