jueves, 5 de julio de 2012

Estoy contrariada. Yo no quiero esos problemas familiares y tampoco estoy segura de querer todo lo demás. Pero quiero quedarme con su gramática, con su ortografía. Quiero sus canciones, sus tatuajes. Y nada más por ahora.