lunes, 16 de julio de 2012

Un cortado y un jarrito negro

Pero vos conocés mis códigos, sabés que cuando te invito a tomar un café es porque las cosas no andan bien (tenemos que hablar, estuve con otras). Y desde cuándo queremos hablar de esto? Usualmente nos emborrachábamos, nos reíamos durante todo el día hasta las 3 de la mañana ("pero era lo lógico" decías vos, "estábamos tomando desde el mediodía"). Después las cosas fueron pasando, nos entretuvimos con distintas circunstancias. Pero pensá en lo positivo, es la primera vez que te escribo (si obviamos eso tan horrible, lo que pienso, que creo que nunca te mostré, se llamaba "carta que no me atreveré a enviar"). El tema del café lo recordé por eso que dijiste, "espero que sea café", pero no, claro que no, por qué iba a ser café? Algo más para alegrarnos, un poco más de alcohol, como en las viejas épocas. Pero ahora estoy en casa y estoy trabajando y espero que todo mejore para vos.