martes, 5 de marzo de 2013

Hay momentos en los que es menester sacrificar lo que se necesita para obtener lo que se quiere (y eso es terrible).