lunes, 18 de marzo de 2013

Me voy a poner cada día más triste. Le hice una promesa a una chica que lloraba. Yo también lloraba cuando hice la promesa. Lo hice por ese inadjetivable amor a las Letras (a cada una de ellas) y porque no podía ofrecer otra cosa (no podía no hacer la ofrenda). Y cada día pienso y sé que me equivoco al tomar otro camino y hacer esto por otros y haber renunciado a lo que, posiblemente, me hubiera hecho bien (mejor que el resto de las cosas, mejor que cualquier otra cosa). Y no puedo explicarte porque no puedo explicármelo a mí misma, porque no me lo puedo perdonar.


You're getting sadder, getting sadder, getting sadder, getting sadder and I don't understand, and I don't understand.

1 comentario:

Haiku dijo...

Algunas palabras deberían estarnos prohibidas.