martes, 24 de abril de 2012

Me asombra incluso a mí la capacidad que tengo de hacerme la desentendida en ciertas oportunidades. Tan altanera, tan despreocupada, la miro "qué tal? cómo estás?" como si nada me importara. Y la verdad, no lo recordaba, "con vos dormí esa noche?". Quizás me merezca cada cosa.