lunes, 30 de abril de 2012

Me paro en frente tuyo, te agarro la mano y lloro mientras las dos nos reímos. Me decís que no podés quedarte para siempre, yo sigo llorando y digo que ya sé.