lunes, 2 de abril de 2012

Sugarheart, here she comes, she's going to fall on me.

Ella es el monumento a lo que hay que hacerle a personas como yo. Incluso va más allá de eso, se acerca a la indiferencia. "Se acerca", me digo, para que el rechazo no sea tan duro, para poder tolerarlo. Pero no se puede rechazar aquello que no se acerca, no hubo rechazo. Qué fue entonces? Fue indiferencia. Fue peor, fueron excusas. Yo creí... yo pensé que eran excusas y me fui. Siempre me estoy yendo, nunca nadie me detiene. Por qué no me detienen? Ahí está el rechazo, ese es el abandono.