lunes, 10 de septiembre de 2012

No podrías creer todos los sueños que tuve. Cada vez más (perturbador?) perversa, con esas idas y esas vueltas, y la gente tanto menor. Vos decías que no importaba, yo no quería saber. Después venía la muchachita que está haciendo todo mal (tan recta que era) y Madre me culpaba a mí, yo alentaba esos modos de vida. Después volvía al baño, lleno de vapor, recién salías de ducharte. El tema es que me sonaba el celular y estábamos todos en un hotel y yo no sé por qué pensé, pero entré. Todo era blanco, apenas nos veíamos.