viernes, 28 de septiembre de 2012

The day I went away

Bueno, yo voy a culparte a vos. Por esto y por todo. Desde la primera vez, cuando todavía era joven e insegura y andaba con el corazón roto, caminando con pesar por Buenos Aires. Y claro que me dejé contener con lo primero (la tercera o cuarta) que se me cruzó. Después dije "ahora ya sé" y entonces supe. Pero después pasó otra vez, esa parte de adentro, esa parte blanda, y otra vez empecé a flaquear (fijate que flaquear se define como perder la fuerza y la firmeza moral o física). Y dije que sí, en mi mente dije sí y no había nadie y yo sucumbía. Y ahora estoy acá y no tengo idea dónde es para que alguien pueda venir a buscarme.