miércoles, 14 de marzo de 2012

Intento escuchar, pero sólo oigo al viento haciendo vibrar tu voz unos días antes de empezar a odiarte. Y el viaje y la ventana y el café y la espera.