martes, 20 de marzo de 2012


Una mañana que parecía como cualquier otra. Pero no puedo escribir y borrar cuantas veces quiera. No puedo cambiar la historia de esta manera. No puedo decir todo cuanto pienso... y livianamente, borrarlo. Y te das cuenta que en el fondo uno no cambia? Vos notás la cercanía? Yo me alejé, me fui tan lejos, nunca hubieras llegado al lugar en el que estuve. Pero todo el tiempo que pasó, toda la distancia que pusimos... no existe. No existe como cuando yo me voy y hago mi vida y pienso que nunca más voy a volver a hablar de todo esto. Y pienso, y digo "cuánto cambié" y después... sabemos, las dos sabemos: no puedo despegar mis ojos de estos libros.