sábado, 18 de febrero de 2012

Embajadores del Silencio

Siempre fue tan poética nuestra historia que no debería ser de otra manera ahora. Podría escribirse un libro de estas conversaciones, sería de antología.

Pero uno sabe (uno tiene que saber) que no caben palabras.