domingo, 26 de febrero de 2012

Y me pregunto por qué ya no se me permite recordar. Me pregunto qué hicieron con la memoria emocional, por qué me dieron el perdón (por qué tanto perdón), por qué ya nada me sorprende. Y miro la ciudad, vacía sin vos, vacía sin nadie. Miro la ciudad, absorta, y por qué ya nada me sorprende? Por qué quedó tan dura la mirada, por qué ya no me importa? Miro la cama y no me acuerdo. Me pregunto por qué no puedo tener recuerdos de esos (de aquellos) y ya nada me enloquece, tengo que fingirlo todo el tiempo.