sábado, 18 de febrero de 2012

Tres o cuatro puntas, no importa cuáles. Pero por qué tienen que ser dos? Nunca tienen que ser dos. Sabés que no te lo perdonaría.