viernes, 17 de febrero de 2012

 Perdí tu llamada, no? Yo estaba acá, en el sillón, pensando cómo decir mi greeting. Las cosas pasan, no veo una ventana pero está la puerta del balcón abierta y miraba a los autos. Y a veces es mejor el silencio, mejor no decir nada, uno pierde constantemente, uno pierde todo el tiempo. Y el sueño pesa, el cansacio pesa, yo no quiero dormir, yo ya no quiero dormir. Pero esto es distinto, (y me llamo al silencio) es diferente, ya no es como antes. Ahora ya sé que nunca más puedo decir que ya sé. Ahora, después de haberlo visto todo, espero la sorpresa. Ahora va a ser real, va a ser genuino. Pero yo no quiero todo esto, yo no quiero nada de esto.